lunes, 6 de septiembre de 2010

Pink asylum

Eso, alguna vez imaginaron un manicomio rosa? aha, existe, yo estuve ahí, es que en realidad puede sonar mas bizarro de lo que realmente es pero un manicomio siempre es rosa.. yo antes pensaba que era algo muy extremo, muy blanco y muy rojo pero nunca lo suficientemente rosa como para decir que es decididamente rosa, el punto es ese, un manicomio ES un lugar decididamente rosa, quizás demasiado rosa para este mundo rojo y blanco (más rojo que blanco diría yo, pero ese es otro tema, nota mental), el punto de esta entrada es ese mundo rosa, que todos exploramos a veces, algunos vivimos en el, otros pasan por al lado como si en vez de rosa fuera transparente, invisible, y otros simplemete no quieren verlo, o lo demonizan, insertan sus propios demonios, sus propios miedos, sus bizarradas rojas corruptas y sucias en un mundo que es simplemente rosa, sin mas vueltas, a veces con muchas vueltas pero simple de todas maneras, como un delirio suicida, es retoricdo, ver todo como un espectador de tu propia muerte y sin embargo, tan sencillo, tan simple, ese mundo rosa es como la muerte misma.
A veces pienso que hasta la misma muerte es rosa, es ambigua, horrenda y hermosa, todo a la vez.
Un ejemplo de mi pink asylum: ingresos, enfermeras, verano pero adentro está frío, muy frío, una conversación coherente dentro de la locura...
- Sos nueva no?
- (tímidamente) si...
- Mirá yo soy Cata, ella es Sofía, esa otra que está hablando es
Natalia, no le hagas caso si te habla, cree que hay más gente (y así
sucesivamente presentándome a algunas de las internas que estaban
esperando su cigarrillo post cena). Porqué entraste?
- Yo... bueno... yo...
- (interrumpiendo) tenés que venir, tenés que venir!!!
-Nena callate y deja hablar!
- Me vienen a buscar!
- No viene nadie boluda!
- Sí! vienen! piensan que estoy loca y no estoy loca, son ellos,
ellos no entienden, (una de las tantas locuras coherentes de
Natalia, la esquizofrénica).
- Callate! estamos locas, por eso estamos acá!
- No! ellos están locos! están enfermos! no quieren VER la
verdad! no quieren DECIR la verdad!
- (un silencio de parte de la chica nueva que escucha atentamente
mientras sigue la discusión).
- Y al final ¿porqué entraste?
- La verdad iba a decir algo equivocado, entre porque...
- No!
- Callate!
- Natalia tiene razón...
- (silencio)
- Entré porque el mundo está loco, estoy mas cuerda que el resto
y (prendiendo un cigarrillo prestado por otra chica, una bulímica
suicida) porque no quieren entender la verdad...
- ¿Qué verdad?
- Eso!!! ella entiende!!!
- Callate, loca de mierda!!!
- Porque soy demasiado humana, demasiado imperfecta.

Diría en conclusión, meses después de esa conversación que, la verdad, soy demasiado rosa para este mundo, lo sé, y no me arrepiento, básicamente mi reflexión es:
I'm too pink for this world, and i know it.